Ossobuco

2019-09-15
Calificación promedio del usuario

forkforkforkforkfork (0 / 5)

0 5 0
Valorar receta

fork fork fork fork fork

0 La gente valoró esta receta

¿Os apetece viajar?, ¿qué os parece Milán? La receta de hoy es un clásico en la cocina de mi casa, no sé exactamente de dónde la sacó mi madre, le pareció muy sencilla y sabrosa, así que se ha quedado con nosotros hasta el día de hoy. Ossobuco! El Ossobuco es el corte transversal de jarrete con hueso, que es una de las carnes más jugosas que existen, en rodajas muy gordas.
En italiano a veces se escribe como Osso buco, que significa “hueso hueco”.

Es una carne que lleva un largo tiempo de cocción y paciencia para que quede en su punto óptimo, pero el resultado es de lo más meloso y sabroso. En mi casa siempre se ha acompañado de arroz blanco, ya que con esta receta que os explico obtenemos una salsa fuerte, y el arroz blanco es un acompañamiento ideal ya que suaviza el conjunto. En Italia, concretamente en la región de Lombardía de donde es esta receta, se suele acompañar con risotto, que al fin y al cabo es parecido, un arroz que no sea muy condimentado para acompañar al jarrete que tiende a ser de sabor fuerte.

Lo más importante para empezar este guiso es conseguir unas buenas rodajas de jarrete con hueso incluido, ya que el tuétano del hueso le dará mucho sabor a la salsa y conseguiremos una cremosidad mayor que la que aporta la carne veteada en sí. En la foto a continuación podéis apreciar la grasa que tiene el jarrete y el tamaño del hueso, lo que hará que este guiso sea lo más jugoso posible:

Ingredientes

  • 1 rodaja de Ossobuco por persona (suelen variar en peso, desde 250 a 300 gr aproximadamente)
  • 1 litro de agua o caldo de carne
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de tomate natural
  • 2 hojas de laurel
  • 2 cucharaditas de pimienta negra
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1 cuchara de harina
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.

Método

Paso 1

Salpimentamos las rodajas de Ossobuco y rebozamos con un poco de harina, las sellamos con un poco de aceite de oliva en una cacerola con un buen tamaño

Paso 2

Cuando las rodajas estén selladas se reservan.

Paso 3

Realizamos un sofrito a fuego suave, en la misma olla con la cebolla y el ajo cortado en brunoise, cuando hayan cogido un color miel añadimos el laurel, la harina y el tomate.

Paso 4

Añadimos las rodajas previamente selladas y cubrimos bien de agua o si es caldo de carne mucho mejor, rectificamos de sal, añadimos un poco más de pimienta y el tomillo.

Paso 5

Ahora se trata de mucha paciencia, a fuego suave lo tendremos aproximadamente dos horas, siempre se puede emplear una olla de cocción rápida y el tiempo se reduce a un tercio.

Paso 6

Mientras, realizaremos un arroz en blanco con el doble de medida de agua que de arroz, sal y una hoja de laurel. Este será nuestro acompañamiento, muy sencillo.

Paso 7

Transcurrido el tiempo de cocción, no dispondremos a servir, se puede presentar en el plato con o sin el hueso, acompañado del arroz blanco.

Decoración-Ossobuco

Espero que os guste, es un guiso contundente pero no encontraréis carne más jugosa que el Ossobuco

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *